El evangelio del día 26 de abril

740
0
Compartir

Dijo Jesús a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, con que la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de monte. Tampoco se enciende una lampará para meterla debajo del celemín, sino ponerla en el candelero y que alumbres a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre qui está en el cielo”.

Mateo 5,13-16

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Responde a lo que se pregunta * Responde antes de que el límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.