Evangelio del día 3 de julio de 2016 (domingo, XIII semana del Tiempo Ordinario)

2445
0
Compartir

Jesús cuenta con nosotros, formamos partes de esos “otros setenta y dos”.

El ministerio sacerdotal es una vocación personal, libre, completa y gozosa. Si bien es cierto que todos los cristianos estamos llamados a servir a Cristo, los sacerdotes cumplen un papel pastoral mayor “os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo”, por esa razón hemos de rezar diariamente por la abundancia de obreros y la santidad de los mismos, puesto que han sido enviados como corderos en medio de lobos.
El otro día, leía en un blog de un sacerdote de la diócesis de Cuenca, que hasta el momento -y cito textualmente- nunca había sido necesario que se sacudiera las sandalias del polvo del camino en la puerta de ningún lugar, al mismo tiempo que pedía no ser causa de estorbo.
Estas palabras me llevaron a una reflexión: ¿acogemos con alegría a los nuevos sacerdotes que llegan a nuestras parroquias? ¿les ayudamos a sentirse como en casa? ¿nos preocupamos de su bienestar tendiéndoles siempre una mano amiga? Solo con una buena respuesta por nuestra parte escucharemos el mensaje que difunde a través de ellos Jesús: “está cerca de vosotros el reino de dios”.
Esta comunidad que va y viene son nuestras voces, son las predicaciones que sin medio anuncien a diario el camino de salvación.
Finalizo esta reflexión haciendo especial hincapié en el mensaje de alerta que nos manda Jesús: “no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombre están inscritos en el cielo”.
Dicho de otro modo, no nos dejemos fascinar ni nos vanagloriemos por los logros conseguidos, “no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mi”. Somos el medio, sus instrumentos, sus obreros.
Si hay un protagonista aquí no es el sacerdote, ni el monje, ni la religiosa, ni el obispo…El único protagonista es Dios.
Solo viviendo bajo la humildad y en un segundo plano alcanzaremos a ver con la luz de Cristo nuestros nombres en el cielo.
MªRosa S.Allely

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Responde a lo que se pregunta * Responde antes de que el límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.