Evangelio del día 8 de junio de 2016

815
0
Compartir

Comentario del Evangelio por María Rosa Sánchez

El Evangelio de hoy nos habla de la obediencia a la Ley de Dios. En la homilía del pasado 6 de Junio del Papa Francisco en Santa marta, el Sumo Pontífice dijo: “ Jesús no ha venido a borrar la Ley antigua, sino a mejorarla”
Hoy el Señor nos dice “no he venido a abolir, sino a dar plenitud”.

Y, en este caso, ¿quién es la Ley? Jesús. Él es quien a través de los mandamientos revelados a Moisés nos manda los cumplimientos a los que se debe el cristiano “el que se salte uno solo de los preceptos […] será el menos importante en el reino de los cielos”
¿Vamos a perder la garantía de una vida eterna junto al Padre en el Paraíso por nuestra desobediencia? Sería absurda esa decisión de renuncia.
Nuestros primeros padres, desobedecieron a Dios, y por ese motivo fueron expulsados del Reino, algo que entristeció al Padre Eterno.

Así entristecemos nosotros al Padre cuando no le damos importancia a estos mandamientos, o cuando nos quejamos por los designios que Dios nos manda, o cuando no le complacemos de buen grado.
Fijémonos bien en las palabras de Jesús: “quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos”.
Doble propósito y responsabilidad la que se nos manda aquí. No sólo el cumplimiento de las obligaciones del cristiano en valor de sus virtudes, sino adquirir la voluntad de transmitirlo al resto de hermanos.

Id y anunciad que el Reino de Dios está cerca”. Seamos pues, como Juan el Bautista quien no sólo cumplía los preceptos como hombre llamado por Dios (profeta), sino que desde su humildad enseñó, después de bautizar a sus hermanos, lo que agrada a Dios.
Demos plenitud a la Palabra de Jesús a través de nuestras obras.

MªRosa S.Allely

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Responde a lo que se pregunta * Responde antes de que el límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.