Evangelio del día 9 de julio de 2016 (sábado, XIV semana del Tiempo Ordinario)

971
0
Compartir

Hasta en tres ocasiones nos exhorta Jesús en el Evangelio de hoy a no tener miedo. Se desprende que habremos de preocuparnos sólo cuando ya no nos persigan. Si hasta al mismo Jesús le dijeron atrocidades, cuánto más a sus criados!

Jesús advierte a sus discípulos de aquellos que hacen parecer al mal, bien. Aquellos que tergiversando nos intentan convencer de que lo que condena la Ley de Dios realmente no es condenable.
Esto es obra sin duda del maligno, que con sus engaños y su astucia va dirigiendo o re-dirigiendo al hombre hacia el mal, apartándolo cada vez más del camino recto y bondadoso que nos presentó Jesús.

Los medios de comunicación son un claro ejemplo de esto. Mediante series, programas, dibujos o películas nos muestran el ideal de una sociedad egocéntrica. Donde el hombre se presenta y es obligado a darse culto. Y, esto no es lo que quiere y agrada a Dios.

Tampoco hay que temer a los que con armas en las manos matan el cuerpo. Pues bien, como dice Jesús, podrán matar el cuerpo, pero no la vida y mucho menos la libertad y el espíritu.
Si el cristiano tiene que tener un miedo, es a no sucumbir nunca ante el temor, puesto que nos apartaría del sacrificio. Para remediar esto, perseverancia y oración siempre, ” si uno le niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del Cielo”.

La verdad nos hará libres, y añado: valientes. El mostrar públicamente y en cualquiera de las dimensiones sociales que somos del Cristo, nos lleva a cuidar la vida del alma, ” si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del Cielo “.

Mª Rosa S.Allely

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Responde a lo que se pregunta * Responde antes de que el límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.